El toque de dedos en voley playa

Uno de los deportes más dinámicos es el voley playa. Velocidad, fuerza, precisión y una mente ágil son indispensables. Por supuesto, la técnica es importante, ya que la arena puede convertirse en una limitante en comparación con el voley de cancha. Dentro de las técnicas y toques está el toque de dedos en el voley playa, que es uno de los golpes que es necesario dominar en lugar de suprimir, ya que permitirá un pase de colocación más certero y veloz que si se tratara del de antebrazos. Y para evitar piten falta, es necesario dominarlo y entrenarlo.

Esta técnica es muy usada en el voley de pista, pero lamentablemente se desaprovecha en el voley playa, y quien lo usa por lo general será quien coloque. Y justo ese es el objetivo: realizar el pase de colocación. Cuando se hace con precisión se envía la pelota a la zona de ataque que se requiera. Además es una jugada corta y rápida, algo más beneficioso que usando solo la colocación de antebrazos, por no mencionar que ofrece ligereza y gracilidad a la jugada (y claro, al/la jugador/a).

Cómo dominar el toque de dedos en voley playa

Para lograrlo antes de realizar el golpeo es necesario colocarse debajo de la pelota y con los hombros orientados hacia donde irá el pase. Los pies deben estar firmes para evitar faltas, estar bien posicionado, con el cuerpo vertical y ligeramente flexionadas rodillas y caderas, con piernas abiertas a la anchura de los hombros.

Los brazos a la vez irán levantados sobre la cabeza, con codos hacia afuera, palmas hacia arriba y dedos separados, como en triángulo, al tiempo que se toca el balón con yemas y falanges. La flexión de cuerpo, manos y brazos hará que amortigües la pelota y la dirijas a la zona de ataque, siempre con ambas manos a la vez. Finalmente, para evitar falta, no hay que agarrar ni retener el balón, ni “cargarlo” al campo contrario. Y claro, ¡práctica, mucha práctica!

Valencia BeachBol